miércoles, 21 de junio de 2017

NSWC Dahlgren Division Honors Scientist for Research on ‘Peculiar’ Quantum Mechanical Energy


DAHLGREN, Va. – A Navy scientist was awarded for his groundbreaking research on a new form of quantum mechanical energy, Naval Surface Warfare Center Dahlgren Division (NSWCDD) announced Nov. 29.

Dr. Dan Parks received the 2016 NSWCDD In-house Laboratory Independent Research (ILIR) Excellence Award for his research over the course of ten years on weak energy and its properties.

"From a Navy applications perspective, I believe that weak energy can provide enhancements to energetics, possible new energy transfer techniques, and devices that can perform more work than is possible by comparable traditional energy systems," said Parks, who discovered weak energy during an optics experiment in 1996. 

The NSWCDD Electromagnetic and Sensor Systems Department principal scientist has been busy researching weak energy ever since. 

"I have found that it is important in many areas in theoretical quantum physics," said Parks, who refers to weak energy as "a peculiar kind of quantum mechanical energy".

He elucidated the peculiarities of weak energy – and the relationship of weak energy to thermodynamics – during the End of (Fiscal) Year Review Poster Session featuring NSWCDD ILIR projects at the University of Mary Washington Dahlgren Campus, Nov. 3.

Potential military applications of weak energy includes new energetics and explosives as well as significant impact to high performance engines and the storage of power for warfighters deployed to dangerous and remote regions. 

"This project showed that the traditional first law of thermodynamics for closed quantum systems must be extended to include weak energy systems," Parks told the session's attendees, explaining that, "the traditional first law is a special case of the new extended first law."

The session focused on a small portfolio of ILIR and Independent Applied Research (IAR) programs that ILIR/IAR Program Director Dr. Jeffrey Solka manages with funding from the Office of Naval Research (ONR). 

"The NSWC Dahlgren Division ILIR/IAR Program helps our workforce actively participate in the creation of future naval innovations," said Solka. "Such innovations often determine success or failure in naval conflicts that may occur 10 to 20 years in the future." 

Solka announces the ILIR/IAR Excellence Award – also known as the ILIR/IAR Project of the Year Award – annually after a careful examination based on an analysis of projects and their accomplishments throughout the previous fiscal year. Consequently, Solka presented this year's award to Parks at the poster session for "outstanding performance and lasting contribution" on weak energy thermodynamics. 

"ILIR program support and trust in me as a researcher has enabled me to increase my understanding of this peculiar form of energy." said Parks. "I am grateful for the basic research opportunities afforded me by the NSWC Dahlgren Division ILIR program."

The science and technology strategy developed by ONR provides the direction for leveraging Navy advances in knowledge and technology. 

This ONR science and technology strategy seeks to achieve innovation through two programs of research. The first research program – Discovery and Invention (6.1 and 6.2) – includes elements of basic and applied research. The second program – Exploitation and Deployment to meet Future Naval Capabilities (6.2 and 6.3) – features elements of applied and advanced development research. 

The ILIR Discovery and Invention Program's funding category (6.1 and 6.2) provides for discretionary basic research at participating Navy laboratories and warfare centers. The ILIR program provides Navy laboratories and warfare centers with the means to support important or promising basic research in the areas of their assigned missions. The funding enables a cadre of active research scientists to apply their research results to problems of naval interest while encouraging cooperation with universities, private industry, and other defense department laboratories.

In addition to the Weak Energy Thermodynamics ILIR Project, principal investigators presented the following projects at the NSWCDD ILIR/IAR Year End Poster Session: 

• Ultrathin Light-Weight Multifunctional Metafilms 
• Examination of Human Performance Characteristics Using Eye Tracking and 3D Motion Capture Gaze-Supported Gestures
• Defining the Realizable Spectral Density Matrix Space for Multiple-Input-Multiple-Output Vibration Tests
• Electrochemical Destruction of Bulk Chemical Warfare Agents
• Density-Based Data Stream Clustering
• High Affinity, Easily Strippable Surfactants For Nanoparticle Deposition
• Broadband Prewhitening Filtering Framework to Improve Beamforming Detection Performance in Linear Arrays under Reduced Snapshot Support Conditions
• Diagnosing Degenerate Forms in Software
• Error Reconciliation in Quantum Cryptography
• Synthesis and Characterization of Carbon Nanotube-Metal Organic Framework Composites
• Predicting Liquid Absorption in Polymers
• Electromagnetic Response of Stress-Grown Carbon Nanotubes 
• Attributed Geo-Temporal Inference
• Topological Data Analysis
• Automated Storytelling
• Periodicity and Regularity within the 3x+1 Dynamical System
• Dynamical Non-locality Induced Effect in Quantum Interference
• Background Oriented Schlieren Imaging for the Quantitative Analysis of Blast Profiles
• Cyber Security for the Internet of Things

martes, 22 de noviembre de 2016

Los derechos violados por una asamblea constituyente

Una de las cosas que están claras de la reciente decisión del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es que el Asamblea Constituyente de Montecristi violó derechos fundamentales.

Fue en el Mandato Constituyente Nº 1, por el que esa Asamblea no solo se facultaba a sí misma para dictar mandatos constituyentes y leyes, sino que asumía "plenos poderes", de un modo harto parecido a como lo hacen los regímenes de facto, o incluso como lo hizo el Führer con la Ley de plenos poderes. Él también recibió múltiples adhesiones e infinitos aplausos cuando el Reichstag le aprobó su Ley para la Defensa del Pueblo y del Estado de marzo de 1933 (en el III Reich también se ponían lindos nombres a la leyes). Curiosamente, esa misma ley fue violada y sobrepasada poco tiempo después, como ocurre con algunas constituciones en algunos países).

La Asamblea Constituyente ni siquiera fue convocada por la ciudadanía para aprobar una Constitución sino solo para elaborar el proyecto que sería sometido a referéndum, por lo que no ejercía el poder constituyente. Sus plenos poderes eran para "transformar el marco institucional del Estado". Ninguna facultad para aprobar leyes tenía, menos aún para inventarse los tales mandatos constituyentes. Nada distinto a un régimen de facto dictando decretos supremos, asumiendo el poder total y diciendo que la Constitución rige en todo lo que no se oponga a los fines de la transformación política.

En nuestro caso, la Asamblea Constituyente indicó que sus decisiones eran superiores a cualquier otra norma del orden jurídico, lo cual de democrático no tiene nada. Pero a nuestros arbitrarios constituyentes, premunidos de la aplastante mayoría otorgada por los propios ciudadano, no les bastó eso. Tuvieron que señalar, derechamente, que sus decisiones eran inimpugnables, so pena de destitución del juez que tramite cualquier acción en su contra, al extremo que la propia Corte Constitucional en transición, el supuesto garante de la Constitución, rechazó un amparo propuesto por quien era afectado en sus derechos fundamentales por uno de esos mandatos (Resolución 0769-2008-RA).

Los integrantes de la Corte Constitucional en transición, cuando ejercían el cargo de vocales del Tribunal Constitucional, habían dicho, inicialmente, que esos plenos poderes para transformar el marco institucional no le permitían a la Asamblea a nombrar funcionarios, juzgar a las personas o dictar leyes "en razón de que tal proceder resultaría arbitrario y concentrador del poder" (Resolución 008-2007-TC). No se demoró mucho el Tribunal en, sumisamente, contradecirse cuando se demandó la inconstitucionalidad, precisamente, del extralimitado Mandato Constituyente 1 por el que la Asamblea no solo ignoró lo indicado por el mismo Tribunal sino su mismo Estatuto de Funcionamiento aprobado por la ciudadanía en consulta popular. El Tribunal se declara incompetente para controlar las decisiones de la Asamblea acudiendo a los más llamativos señalamientos en terribles 42 páginas en las que se llegó al extremo de querer justificar el porqué ignoraba su propio precedente, y que esos plenos poderes eran eso: ilimitados. Y que los jueces nada podían hacer frente a aquéllos (Auto de inadmisión en el caso 043-07-TC).

Mientras un buen número de ciudadanos aplaudía, los constituyentes alzaban la mano con energía arrasando el orden jurídico. Entre esos asambleístas habían varios que ahora reniegan del correísmo y que se rasgan las vestiduras cuando las arbitrariedades ya no las producen ellos, tratando de explicar (difícilmente justificar) su actuación arguyendo su propia ingenuidad y candor al decirse engañados.

Por esas épocas, la entonces Agencia de Garantía de Depósitos realizaba una incautación de bienes de los ex accionistas y administradores de Filanbanco. A los brillantes asambleístas no se les ocurrió mejor cosa que ratificar la validez de esa incautación y, encima, señalar que esa decisión no era susceptible de acción de amparo. Alguien dijo que eso se hizo para evitar que "a algún juececillo" se le ocurriera otorgar un amparo dejándola sin efecto. No solo que esa era una violación grotesca de un derecho, sino que ignoraba algo elemental: los amparos tenían dos instancias y, en caso que "algún juececillo" lo otorgara incurriendo en alguna causal de improcedencia o inadmisión, cabía la apelación ante el Tribunal Constitucional. ¿Qué Tribunal? El mismo que primero dijo que la Asamblea no se podía extralimitar y que luego dijo que esa extralimitación estaba muy bien.

Esas mentes lúcidas y esos corazones ardientes se pusieron de acuerdo en hacer todo mal. Si la incautación estaba bien hecha, el otorgamiento de un amparo por "algún juececillo" no era posible. Si se lo otorgaba, había apelación, por lo que ese amparo terminaba siendo conocido por el Tribunal Constitucional que ya había demostrado sobradamente su sumisión al proceso revolucionario, lo que se demuestra con el ya señalado caso en el que denegó un amparo por un acto consecuencia de un mandato constituyente.

Hoy, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas nos dice que, por esa nada chistosa actuación de nuestros constituyentes, se tienen que adoptar medidas que den cumplimiento al dictamen en el que nos dicen que se violó al derecho al debido proceso de esos ex accionistas en la incautación de sus bienes. ¿Llega esa decisión al extremo de tener que devolver esos bienes o a indemnizar a los afectados? ¿O solo implica la obligación de procesar adecuadamente, como no se hizo hace nueve años, por obra y gracia del oficialismo?

Esperemos que, si se llega a una indemnización, quienes causaron daños respondan, y que no se escuden en inmunidades (ni en excusas basadas en la candidez con la que actuaban en los tiempos en que disfrutaban del poder) o, menos aún, no se inventen nuevas leyes por las que el ciudadano sea declarado corresponsable del daño y se le impongan tributos para pagar, porque las vacas flacas andan circundando por aquí. Aunque me pregunto: ¿los ciudadanos no tenemos ninguna responsabilidad en esta cuestión o también podemos alegar demencia y hacernos los desentendidos por las consecuencias de nuestro voto?

Caso Isaías


Cuidados neurocríticos, en un simposio en la USFQ


Por: Mariela Rosero

Coordinadora (I)

Un pequeño coágulo de sangre puede desencadenar una tragedia en el cerebro. De un momento a otro, la mitad del cuerpo pierde fuerza, los ojos solo son capaces de ver una parte de lo que tienen delante o ven doble. No se entiende lo que los otros hablan, se presenta desorientación, nauseas, entre otros síntomas de los accidentes cerebrovasculares, también conocidos como ictus o stroke, que se produce en la gran mayoría de los casos cuando una obstrucción en las arterias impide que la sangre fluya en el cerebro.

Este y más temas se desarrollan en las charlas que forman parte del III Simposio Internacional de Cuidados Neurocríticos e Investigación, que comenzó este lunes 21 de noviembre de 2916 y que terminará el miércoles 23 de noviembre de 2016. La cita médica es en la Universidad San Francisco de Quito, ubicada en Cumbayá.

Del encuentro participan más de 30 expositores internacionales especialistas en temas neurológicos. Este lunes se habló sobre el tema del ictus o stroke. Participaron médicos como James Grota, Gisele Sampaio, Michel Torbey, Santiago Ortega, Édgar Samaniego, José Ignacio Suárez, Nelson Maldonado (Ecuador), entre otros. Para mayor detalle de los perfiles de los expositores visite este sitio.

Fuente

sábado, 19 de noviembre de 2016

Estudiar, indispensable para afrontar el futuro

En los próximos diez años el paradigma de vida de los seres humanos será totalmente diferente por el uso de la tecnología, de tal manera que sólo quienes se preparen para el futuro tendrán oportunidades, advirtió Park Sun Tae, consejero de la embajada de Corea en México.

Al impartir la conferencia "Cultura coreana, sistema de cultura y educación de Corea", el consejero dijo que en el próximo lustro tres mil millones de personas en el mundo tendrán acceso a internet, lo cual revolucionará muchas cosas.

"No sabemos qué pasará en una década más, por eso es imprescindible estudiar y especializarse para tener oportunidades en Yucatán, México, o en cualquier parte del mundo", expresó.

Ante unos 200 estudiantes de diversos niveles, en su mayoría descendientes de coreanos en Yucatán, Park Sun los invitó a mirar no sólo a Estados Unidos y Europa, sino a esa región con el mayor potencial de desarrollo económico.

Los jóvenes tienen que estar capacitados para enfrentar esta nueva era de cultura global donde cada vez es más difícil destacar, apuntó.

En los próximos diez años la mitad de las profesiones será casi obsoleta por los avances tecnológicos: profesiones como un contador pueden llegar a desaparecer, por lo que los estudiantes ahora tendrán que mostrar una mayor pasión, habilidad y un excelente nivel académico para tener oportunidades, señaló.

El funcionario invitó a los yucatecos descendientes de coreanos a aprovechar la oportunidad de estudiar en Corea, donde pueden encontrar muchas opciones para su desarrollo y más facilidades, incluso que los coreanos nativos, para ingresar a la universidad.

Corea es un país con una cultura milenaria donde la vida es muy dinámica, con bajo costo, un ambiente muy seguro para los estudiantes, bajos índices de criminalidad, además de que Corea tiene siete universidades dentro de las cien mejores de todo el mundo, expuso.

Por ejemplo, mencionó, en la Universidad Nacional de Corea todos los estudiantes están becados, viven en su propio departamento dentro del campus universitario y reciben cada mes un apoyo económico equivalente a unos 6,000 pesos.

Ingresar a la Universidad para un estudiante coreano es muy difícil porque es un país conde la competencia es muy dura: un joven estudia de cinco de la mañana a 10 de la noche para conseguir un lugar; para los extranjeros, más si tienen descendencia coreana, hay muchas más facilidades, comentó.

Corea es quinto lugar en la industria automotriz y segundo lugar en la industria de astilleros, además de que cuenta con 1,500 empresas haciendo negocios en México.

El conferenciante invitó a los descendientes de coreanos en Yucatán a que no pierdan su identidad.— Alejandro Moreno Peña

Fuente